miércoles, 29 de diciembre de 2010

GABRIEL SALVIA: DIOS NOS LIBRE!!!

Esta nota es de octubre de este año y en ella se aprecian las lamentables declaraciones del profesor de educación física Gabriel Salvia, quien ostenta el cargo que se indica en la nota en la SUBSEF. Sólo por razones de brevedad nos remitimos al contenido del artículo y que cada quien saque sus conclusiones. Lo único preocupante es que desde el mismo seno de la SUBSEF es decir del propio Salvia, ayer instalaron una operación mediante la cual pretenderían condicionar (no creemos que lo logren, pero sí lo intentan) a la Secretaria de Seguridad, Dra. Cristina Caamaño, para que este inepto siga en ese cargo o bien sea ascendido en reemplazo de su ex jefe Pablo Paladino. Un verdadero mamarracho.
En el año ya murieron 7 personas en las tribunas

Para los hinchas, todos los partidos son de alto riesgo

 Por: Pablo Mantese
Walter Paz tenía 18 años y le agarró un ataque cardíaco mirando a River frente a Vélez.

 

 

 

 

 

 

 

Walter Paz tenía 18 años y su único pecado fue haber ido a ver a River como visitante frente a Vélez. Apenas comenzado el segundo tiempo el joven sufrió un ataque cardíaco y los únicos que lo socorrieron fueron sus amigos. Cuando pidieron por un médico a una ambulancia, la Policía les respondió que primero debían dirigirse a la clínica del club para luego determinar si el caso ameritaba o no que lo trasladen. La gran cantidad de gente y la falta de ayuda policial llevó a que los amigos tuvieran que esperar 45 minutos hasta que se desocupe la tribuna para llevarlo hasta la sala de urgencia, pero ya era demasiado tarde. Murió.

El riesgo de que este tipo de circunstancias se repita está latente todos los fines de semana debido a que en ningún lugar del país existe un protocolo de seguridad. En las canchas del fútbol argentino, en cualquiera de sus categorías, no hay un manual acerca de que debe hacer tanto la Policía como la seguridad privada cuando ocurre un accidente o alguno de los espectadores sufre algún problema de salud.

Gabriel Salvia, director de coordinación operativa y fiscalización del Subsef (Subsecretaría de Seguridad en espectáculos deportivos), aseguró que las habilitaciones de los estadios y la cantidad de medidas desde el punto de vista de la asistencia médica de los espectadores en la Capital Federal, que es donde su organismo tiene jurisprudencia, pasa por el Gobierno de la Ciudad y del club que actúe como local, al igual que en el resto del país. Además, aclara que si bien organiza el operativo junto a la Policía no puede darles instrucciones a los uniformados de cómo actuar durante un partido, poder que recae en su totalidad en las manos de una sola persona: el jefe del operativo de turno.

Por caso, desde la Dirección General de Habilitaciones y Permisos del Gobierno de la Cuidad informaron que los requisitos que se le exigen a un club para habilitar un estadio de fútbol son de tener una sala de enfermería en actividad a la hora del partido y por lo menos una ambulancia. Si bien en la mayoría de los casos los clubes optan por contar con dos, esta norma rige tanto para encuentros donde asisten 5 mil espectadores como para una Bombonera colmada con 50 mil personas, lo que demuestra una gran falta de previsión.

Por su parte, Mónica Nizzardo, presidente de Salvemos al fútbol, aseguró que el primer problema parte de la inexistencia de un sistema de emergencias y la falta de comunicación entre los organismos, lo que genera que "los policías no quieran hacerse responsables en caso de un accidente, y tampoco tienen lo orden de actuar, sino de quedarse en su posta como los que custodian en una ochava. Si pasa algo adentro del estadio es responsabilidad del organizador, que alberga el espectáculo. Por eso no se reglamenta, porque es una propiedad privada y cada club tiene la potestad de manejarlo como desee". Además, denuncia que el prometido proyecto de acción para el periodo 2009/10 que había anunciado la Subsef en 2008, el cual contemplaba un plan de seguridad para los espectadores, jamás fue presentado y desde el Gobierno nunca lo solicitaron

Por otro lado, la titular del SAF agrega que también existe el factor humano: descuidos de los hinchas cuando van a la cancha (ponerse cerca de las barras, colocarse lejos de las salidas, no ir a los baños, subirse a las rejas o a los para-avalanchas) especialmente en calidad de visitante. También hay quienes fingen accidentes para cobrar el seguro de la AFA, que es solidariamente responsable con las instituciones en caso de accidentes por ser el organizador del torneo, y de los clubes, que en muchas ocasiones relativizan a los verdaderos.

Parafraseando a Pablo Milanes, en el fútbol "la vida no vale nada". Mientras que para la organización de un recital de rock en un estadio se exige la presencia de paramédicos y Cruz Roja en lugar estratégicos del estadio, la suerte de los espectadores del fútbol es diferente. La falta de previsión en materia de seguridad y de un sistema de emergencias hace que para los hinchas del fútbol argentino todos los partidos sean de alto riesgo


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La idea central que tuvimos al crear este blog, fue brindar un espacio para que todos los que pensamos que la violencia en el fútbol es un mal propio de una sociedad enferma, podamos vertir aquí nuestras opiniones, comentarios, con total libertad intelectual, obviamente. No se admitirá insulto ni comentarios que contenerlos implícitamente. Aprovechemos para intercambiar ideas, propuestas, denuncias si fuera el caso. No les dejemos a estos delincuentes que sigan avanzando, nunca y menos en estos tiempos que gozan de la impunidad que les brinda el Gobierno y los dirigentes de fútbol, con Julio Grondona a la cabeza.