miércoles, 10 de noviembre de 2010

ESTA VEZ EL TODO PASA NO PUDO CONTRA EL TODO LLEGA

Tal como lo veníamos sosteniendo desde que se produjo el hecho, motivo del procesamiento del Secretario Ejecutivo del COPROSEDE, el Crio. Mayor Rubén Pérez, en la seguridad del fútbol de la provincia de Buenos Aires las cosas no estaban bien.

Mal que le pese al Ministro Casal, quien innecesariamente salió hace unos días a decir que a los violentos del fútbol les estaban ganando por goleada, las cosas en el COPROSEDE están muy mal.

Como era previsible, a la luz de los hechos que se ventilan en esta causa, el tema se dirimirá en un Juicio Oral y Público, en el que a priori y en orden a los fundamentos con los que la Cámara revocó es escandaloso sobreseimiento dictado por la Juez Garmendia respecto de Pérez, éste será sin duda condenado. Ahora veremos que nos explica Grondona al respecto, luego de haber sostenido en la Cámara de Diputados hace apenas 72 horas que la gestión del COPROSEDE era la octava maravilla...

 

CUIDAR AL QUE CUIDA

 

Rubén Pérez habría encubierto connivencia con barras.
 
Rubén Pérez habría encubierto connivencia con barras.
Rubén Pérez, jefe del Coprosede, quedó a un paso del juicio oral por encubrir hechos de violencia en el fútbol.
 
Los barras se manejan con total impunidad en los estadios. Y la sospecha de complicidad entre los violentos y quienes deben meterlos presos está siempre latente. Pues bien, la Justicia acaba de dar un paso notable en pos de probar esa hipótesis: la Cámara de Apelaciones revocó el sobreseimiento de Rubén Pérez, titular del Comité Provincial de Seguridad Deportiva, por encubrir hechos de violencia protagonizados por la barra de Estudiantes y dejó al jefe del Coprosede al borde del juicio oral. Sí: el máximo funcionario que debe combatir a los barras acusado de borrar las huellas del delito. Un escándalo.
La causa nació el 25/6/09. Esa noche Estudiantes recibió en el Unico a Nacional por la Copa Libertadores. Y la fracción oficial de la barra emboscó a su rival en la tribuna, tras pasar por varias puertas con custodia policial, en un hecho que terminó con un herido de bala. La Policía primero negó los revólveres y entregó imágenes difusas a la Justicia. Pero Olé publicó lo que en realidad había sucedido. Ahí la Justicia actuó, allanó el estadio y se llevó videos donde se veía a los barras desplazarse con dos personas que resultaron ser oficiales del Coprosede, que les franqueaban las puertas para que fueran a agredir a sus rivales. Para intentar cubrir todo esto, 20 días después de jugado el partido Rubén Pérez habría confeccionado un acta falsa poniéndole fecha del 24/6/09, es decir, un día antes del encuentro, dictaminando que en el mismo habría libre circulación de hinchas por el estadio. Así encubría la connivencia, porque si el acta pasaba quedaría establecido que no era necesaria la presencia del Coprosede para liberarle la zona a los barras. Pero una pericia determinó que ese acta sería adulterada. Por eso, la fiscalía lo procesó aunque meses después, en un giro sorpresivo, la jueza Garmendia lo sobreseyó y liberó a Pérez de culpa y cargo. El fiscal Jorge Paolini apeló y ahora la Cámara, en un durísimo dictamen, le dio la razón por lo que la situación del capo del Coprosede quedó complicadísima, ya que tras el aval de la Justicia, el fiscal está en condiciones de pedir el juicio oral. Y en caso de concretarse, Pérez iría al banquillo junto a los barras acusados del hecho, lo que sentaría un precedente contundente en el fútbol argentino.

 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La idea central que tuvimos al crear este blog, fue brindar un espacio para que todos los que pensamos que la violencia en el fútbol es un mal propio de una sociedad enferma, podamos vertir aquí nuestras opiniones, comentarios, con total libertad intelectual, obviamente. No se admitirá insulto ni comentarios que contenerlos implícitamente. Aprovechemos para intercambiar ideas, propuestas, denuncias si fuera el caso. No les dejemos a estos delincuentes que sigan avanzando, nunca y menos en estos tiempos que gozan de la impunidad que les brinda el Gobierno y los dirigentes de fútbol, con Julio Grondona a la cabeza.